La osmosis inversa consiste en separar un componente de otro en una solución, mediante las fuerzas ejercidas sobre una membrana semi-permeable. Su nombre proviene de "osmosis", el fenómeno natural por el cual se proveen de agua las células vegetales y animales, para mantener la vida.

Los componentes básicos de una instalación típica de osmosis inversa consisten en un tubo de presión conteniendo la membrana, aunque normalmente se utilizan varios de estos tubos, ordenados en serie o paralelo. Una bomba suministra en forma continua el fluido a tratar a los tubos de presión, que además es la encargada en la práctica de suministrar la presión necesaria para producir el proceso. Una válvula reguladora en la corriente de concentrado es la encargada de controlar la misma dentro de los elementos.

Aguasin elabora y distribuye productos químicos para evitar las problemáticas naturales de estos sistemas, desarrollando y distribuyendo antincrustantes, biocidas, coagulantes y limpiadores, para atender a toda la gama de clientes y aplicaciones, tanto dentro de Chile como en el extranjero.

En Aguasin contamos con profesionales dedicados a entregar las mejores soluciones. Contáctenos y atenderemos su requerimiento.

Antincrustantes y Dispersantes

Los antincrustantes y dispersantes comercializados por Aguasin son mezclas sinergísticas de polímeros orgánicos específicos en solución acuosa. Están formulados para controlar una amplia gama de agentes incrustantes, como por ejemplo sulfatos, fluoruro, sílice y sales calcáreas, como también partículas coloidales en sistemas de tratamiento por osmosis inversa de todo tipo.

Dependiendo de la naturaleza del producto empleado, permiten operar los procesos de osmosis inversa con niveles de sílice en el concentrado de hasta 250 ppm, siendo esta una enorme ventaja en recuperación de agua. Son efectivos dispersantes y antiincrustantes, aún en presencia de hierro. Además, poseen certificación ANSI/NSF 60.

Los antiincrustantes comercializados por Aguasin son compatibles con todas las marcas de membranas, siendo efectivos con aguas de alimentación con un variado rango de Ph. Esta característica permite eliminar el uso de ácido sulfúrico en la operación de la planta de osmosis.

Aguasin es representante exclusivo en Chile de las marcas: CHEMTREAT® y FLOCON®, y comercializa su marca propia DISPERSOL®.

Membrana colapsada por incrustación

Biocidas

La principal desventaja de las membranas de poliamida es su intolerancia al cloro y otros oxidantes. Sin la aplicación de un biocida los microorganismos pueden colonizar rápidamente las membranas. Los efectos acumulativos se manifiestan con aumentos en el diferencial de presión y deterioro de la calidad del permeado, reduciendo notablemente la vida de las membranas.

Los biocidas, por lo general, actúan a nivel de la membrana celular del microorganismo, penetrándola y destruyendo los sistemas que permiten vivir al microorganismo. El biocida provoca la lisis de la pared protéica o lipoprotéica del organismo y penetra en su interior, interrumpiendo las reacciones bioquímicas que sustentan la vida del mismo.

Los biocidas comercializados por Aguasin presentan ventajas tales como un amplio espectro de actividad, efectivo a baja concentración, efectivo en un amplio rango de Ph compatible con otras especies químicas en el medio, alta persistencia (debe ser efectivo a través del tiempo), fácil de neutralizar (debe poseer mecanismos desactivadores para su posterior neutralización) y baja toxicidad humana (no debe ser perjudicial en su manipulación segura por parte del operador).

Aguasin es representante exclusivo en Chile de la marca: CHEMTREAT®, y comercializa su marca propia DECASOL®.

Membrana con crecimiento biológico. Vexar con fouling biológico.

Coagulantes

Producto químico, de naturaleza catiónica que cumplen la función de desestabilizar la carga iónica que tiene el agua. Estos coagulantes pueden ser de naturaleza inorgánica (sales de aluminio) y orgánica (poliamidas). Dependerá de la característica del RIL, el coagulante a utilizar. Aguasin comercializa la marca CLARISOL, siendo la serie Clarisol 2000 y la serie Clarisol 5000 para este tipo de productos. Nuestro equipo de expertos, evalúa el coagulante que se utilizará, realizando el ensayo de Jar test, donde se prueban diversos productos a distintas dosis para entregar una aproximación a lo que se recomienda para aplicar en planta.

Evaporadores

Destilación súbita por efecto flash (MSF)

La desalación obtenida por destilación consiste en evaporar agua para conseguir vapor que no contiene sales (éstas son volátiles a partir de 300º C): el vapor se condensa posteriormente en el interior ó exterior de los tubos de la instalación. Los sistemas desaladores suelen funcionar por debajo de la presión atmosférica, por lo que necesitan un sistema de vacío (bombas ó eyectores), además de extracción del aire y gases no condensables. La utilización de una cámara flash permite una evaporación súbita (y por lo tanto de carácter irreversible) previa a su posterior condensación. Generalmente, la cámara flash se sitúa en la parte baja de un condensador de dicho vapor generado en la cámara inferior. Por lo tanto, la recuperación de calor necesario para la evaporación se obtiene gracias a la unión sucesiva de etapas en cascada a diferente presión, y es necesario el aporte mínimo de la condensación de un vapor de baja o media calidad proveniente de una planta de generación eléctrica. Este es el proceso evaporativo más ampliamente utilizado en el mundo, de implantación masiva sobre todo en Oriente Medio. Ello se debe a varias razones:

• Es especialmente válido cuando la calidad del agua bruta no es buena (alta salinidad, temperatura y contaminación del agua aportada).

• Su acoplamiento con plantas de potencia para formar sistemas de cogeneración es muy fácil y permite una gran variabilidad de rangos de operación en ambas plantas.

• Su robustez en la operación diaria frente a otros procesos de destilación es notoria.

• La capacidad de las plantas MSF es mucho mayor que otras plantas destiladoras en virtud a la cantidad de etapas conectadas en cascada sin problemas de operación. Sin embargo, las plantas MSF tienen un grave inconveniente. Su consumo específico, definido como la cantidad de energía consumida para producir 1 m^3 de agua desalada, es de los más altos de los procesos estudiados. A este consumo contribuyen el consumo térmico proveniente de la planta productora de electricidad, más alto que otros procesos de destilación debido al efecto flash; y el consumo eléctrico debido al gran número de bombas necesarias para la circulación de los flujos de planta. Además de su alto coste de operación, su coste de instalación no es más bajo que otros procesos de desalación.

Destilación por múltiple efecto (MED)

Al contrario que en el proceso MSF por efecto flash, en la destilación por múltiple efecto (MED) la evaporación se produce de forma natural en una cara de los tubos de un intercambiador aprovechando el calor latente desprendido por la condensación del vapor en la otra cara del mismo. Una planta MED (Multi-Effect Distillation) tiene varias etapas conectadas en serie a diferentes presiones de operación, dichos efectos sucesivos tienen cada vez un punto de ebullición más bajo por el efectos de dicha presión.
Esto permite que el agua de alimentación experimente múltiples ebulliciones, en los sucesivos efectos, sin necesidad de recurrir a calor adicional a partir del primer efecto. El agua salada se transfiere luego al efecto siguiente para sufrir una evaporación y el ciclo se repite, utilizando el vapor generado en cada efecto. Normalmente también existen cámaras flash para evaporar una porción del agua salada que pasa al siguiente efecto, gracias a su menor presión de operación. La primera etapa se nutre de vapor externo de un sistema recuperativo, una turbina de contrapresión (ó extracción de una de condensación). Un condensador final recoge el agua dulce en la última etapa precalentando el agua de aportación al sistema. Por lo tanto las plantas MED también conforman sistemas de cogeneración al igual que las MSF consumiendo una porción de energía destinada a la producción eléctrica. La destilación por múlitple efecto no es un proceso solamente utilizado para la desalación. La capacidad de este tipo de plantas suele ser más reducida que las MSF (nunca suele superar los 15.000 m^3/día) aunque ello se debe mas a razones de índole política que operativa: las MSF más grandes se instalan en Oriente Medio y las mayores MED están instaladas en las islas del Caribe para abastecer de agua estas zonas de gran presión turística. También es verdad que el número máximo de efectos conectados en serie raramente es mayor de 15, a excepción de las MED con múltiples efectos integrados en cada uno de ellos, llegando en este caso a un número total de más de 50. Sin embargo, tienen un mejor rendimiento global con respecto a una MSF: el ratio de ganacia en los destiladores de este tipo de plantas puede llegar a 15 sin ningún problema, reduciendo por lo tanto el consumo específico de este proceso respecto de una planta MSF con idénticas capacidades. Ello se debe principalmente a la irreversibilidad asociada al proceso de separación flash que aparece en los procesos MSF. Además el consumo eléctrico es menor que la MSF ya que necesita menos bombas de circulación al no existir recirculación de salmuera.

Compresión térmica de vapor (TVC)

La compresión térmica de vapor (TVC, Thermal Vapor Compression) obtiene el agua destilada con el mismo proceso que una destilación por múltiple efecto (MED), pero utiliza una fuente de energía térmica diferente:
son los llamados compresores térmicos (o termocompresores), que consumen vapor de media presión proveniente de la planta de producción eléctrica (si tenemos una planta dual, sino sería de un vapor de proceso obtenido expresamente para ello) y que succiona parte del vapor generado en la última etapa a muy baja presión, comprimiéndose y dando lugar a un vapor de presión intermedia a las anteriores adecuado para aportarse a la 1ª etapa, que es la única que consume energía en el proceso. El rendimiento de este tipo de plantas es similar a las de las plantas MED, sin embargo su capacidad desaladora puede ser mucho mayor al permitirse una mayor adaptabilidad de toma de vapor de las plantas productoras del mismo.
Muchas veces se las considera el mismo proceso, pero aquí se tratarán individualmente ya que el consumo de energía de la planta se realiza por un equipo diferente.

Aguasin distribuye en Chile productos químicos para el tratamiento de Equipos MED y MSF los productos antiincrustante BELGARD ® y antiespumante / Humectante BELITE ® de nuestra representada BWA.

Productos de Limpieza

La membrana se contamina inevitablemente con el tiempo. Por ello, la planta de osmosis va a presentar presiones mayores a las normales y el caudal de agua producida va a ser menor a lo normal.

Aguasin comercializa limpiadores de tipos genéricos y formulados. Estos últimos, presentan una combinación de agentes amortiguadores, surfactantes, quelantes, dispersantes y controladores Redox, lo que permite, en la gran mayoría de las plantas, minimizar la frecuencia de limpiezas y propiciar una menor agresión contra las membranas.

Aguasin comercializa su marca propia DECASOL®.

Limpieza efectuada con productos genéricos y alta generación de espuma. Resultados estudio de Limpieza

Reparadores de Membranas

Con el tiempo las membranas, ya sea, por frecuentes limpiezas o por la edad de las mismas, van perdiendo su capacidad de rechazar sales lo cual trae como consecuencia un aumento paulatino en la conductividad del permeado.