+(56 2) 2 270 95 00

Purificación del Agua

En la purificación del agua se emplean variadas tecnologías que tienen como principal función, eliminar, reducir o separar las impurezas incorporadas en dicho fluido. Estas impurezas pueden ser orgánicas o inorgánicas y estar disueltas o suspendidas en el agua. Según sea el caso, se define la tecnología a usar en el tratamiento de agua, con fin de alcanzar la calidad deseada.

Aguasin es líder en el mercado nacional gracias a su equipo de profesionales y gran infraestructura logística, presente en todo el país. Esto nos ha permitido incorporar a los proyectos de plantas y equipos la más alta tecnología a nivel mundial, bajo el concepto de entregar soluciones integrales para responder a las exigencias que demanda hoy el mercado del agua.

En Aguasin contamos con profesionales dedicados a entregar las mejores soluciones. Contáctenos y atenderemos su requerimiento.

 

Absorción

La absorción es un proceso de superficie en el cual a través de cargas eléctricas que poseen las partículas, estas son atraídas por otras partículas que forman parte de un medio filtrante o medio absorbente. La absorción se produce principalmente por fuerzas eléctricas o, por el acercamiento de partículas moleculares de una tensión superficial compatible con la tensión superficial del medio con el que se enfrenta.

Aguasin utiliza medios filtrantes capaces de retener o remover elementos o partículas a nivel molecular, mediante el uso de medios filtrantes superficialmente activos como carbones, ceolitas, glauconitas, etc. El empleo de la absorción permite acondicionar el agua para alcanzar una calidad física y química compatible con el uso que se quiere entregar.

Contactores de membranas

La presencia de gases disueltos en el agua generalmente tiene un efecto nocivo en los procesos que le siguen en su uso. Con el propósito de remover estos gases, Aguasin utiliza una membrana semi-permeable que permite la difusión desde el agua hacia una corriente de aire, separada por este tipo de membrana. Este proceso ocurre aplicando un vacío por un lado de la membrana, permitiendo la difusión del gas disuelto desde el agua hacía la fase gaseosa (vacío).

Aguasin está a la vanguardia en diseño, incorporando estos contactores de membranas en sus plantas de agua modulares. La ventaja que presentan es que usan un espacio significativamente menor que las columnas de absorción y su automatismo es más fácil de controlar.

Desgasificadores de columnas

Los gases, al igual que los sólidos, pueden estar presentes en el agua en forma disuelta, o bien se pueden generar en el agua producto de alguna modificación de los equilibrios de las restantes especies disueltas. Estos gases son muchas veces nocivos para la calidad del producto final o para el funcionamiento de un equipo o sistema. Por lo anterior, los gases disueltos o producidos en las corrientes de agua deben ser removidos de ellas. Para esto, se hace circular el agua en contra-corriente con un flujo de aire, a través de una torre o columna que está rellena con un material que facilita el contacto entre las gotas de agua (o películas) y el aire. También se diseñan columnas con bandejas que producen un efecto de cascada, para asegurar el contacto agua/aire. Por este fenómeno, se absorbe el gas disuelto de la corriente de agua en el flujo de aire.

Aguasin ha diseñado torres desgasificadoras, tanto con rellenos como con bandejas, para eliminar gases del agua, acondicionar aguas de proceso (eliminación de CO2 de permeatos) y para remover O2 en el agua de alimentación de calderas. En este último caso se han usado bandejas para evitar el daño de la temperatura en rellenos sintéticos.

Electrodeionización

La electrodeinización es una tecnología de reciente aplicación industrial que permite, a través de una combinación entre intercambio iónico y la tecnología de membranas, alcanzar altas purezas de agua producto. Para lo anterior, se requiere de un agua de alimentación con algunas características bien definidas y de una fuente de energía rectificada, para generar los campos positivos y negativos hacia donde migran los cationes y aniones del agua de alimentación.

Aguasin ha sido pionera en aplicar esta tecnología a nivel industrial en Chile, logrando agua de alta pureza para calderas de alta presión y para centrales termoeléctricas de ciclo abierto.

Flotación

La flotación es un proceso natural en la forma como los cuerpos sólidos se comportan frente al agua. Es decir, como una tecnología de separación, la flotación permite recuperar, eliminar, separar, etc., contaminantes del agua, a través de su flotabilidad natural o inducida, mediante un producto químico o una corriente de aire (burbujas) ascendente.

La flotación en el tratamiento de agua se ha desarrollado a tal extremo, que mediante una presión externa, se logra saturar el flujo de agua con aire, para que al liberarse la presión en una celda se generen microburbujas por liberación del aire disuelto. Este fenómeno permite “arrastrar” los elementos sólidos y disueltos (de un cierto tamaño molecular) hacia la superficie de la celda, donde son retirados por acción mecánica.

Aguasin, a través de fabricantes externos de celdas de flotación, incorpora esta tecnología en la separación de contaminantes del agua, especialmente en riles o descargas orgánicas.

Intercambio Iónico

El intercambio iónico es un proceso en el cual se produce una modificación de los componentes que posee el agua y, a su vez, se produce una incorporación de otros elementos que son conocidos y medidos, de manera que el agua adquiera una característica adecuada para el uso que se pretende alcanzar. Es decir, el agua se hace pasar por un medio filtrante, poroso, que posee una concentración de elementos dispuestos a ser intercambiados por los elementos que se requieren remover del agua. Como esto constituye una reacción química donde se cortan enlaces entre átomos y se producen enlaces entre átomos, el resultado es que se genera un intercambio iónico. Ya que la reacción química está gobernada por el grado de concentración de los elementos a intercambiar y por su equivalencia química, es posible acondicionar el agua para un propósito determinado.

Aguasin utiliza esta tecnología mediante el diseño de equipos que poseen resinas de intercambio iónico y que permiten remover las partículas positivas (o cationes) y negativas (o aniones), según sea el componente a intercambiar.

Separaciones por Medios Filtrantes

La filtración consiste en la remoción de partículas susoendidas y coloidales presentes en una suspensión que escurre a través de un medio poroso. Como las fuerzas que mantienen a las partículas removidas de la suspensión adheridas a las superficies de los granos del medio filtrante son activas para distancias relativamente pequeñas (algunos angstroms), la filtración usualmente es considerada como el resultado de dos mecanismos distintos pero complementarios: transporte y adherencia. Inicialmente, las partículas por remover son transportadas de la suspensión a la superficie de los granos del medio filtrante. Ellas permanecen adheridas a los granos, siempre que resistan la acción de las fuerzas de cizallamiento debidas a las condiciones hidrodinámicas del escurrimiento.

El transporte de partículas es un fenómeno físico e hidráulico, afectado principalmente por los parámetros que gobiernan la transferencia de masas. La adherencia entre partículas y granos es básicamente un feómeno de acción superficial, que es por parámetros físicos y quñimicos.

Aguasin, durante el transcurso del tiempo ha desarrollado equipos de filtración, logrando que la teoría exprese los resultados de las investigaciones experimentales, de tal modo que sea posble prever, en el diseño, cómo va a operar la unidad de filtración en la práctica.

Tecnologías de Membranas Ultrafiltración/Microfiltración

Hace ya algunas décadas se desarrollaron membranas semi-permeables que tenían la capacidad de “filtrar” un cierto tamaño de moléculas, basadas en el fenómeno natural de la difusión de líquidos, específicamente a través de una membrana natural. A partir de ahí, se han desarrollado tecnologías que mediante una presión externa (membranas sintéticas u otras) logran remover contaminantes del agua, con el fin de purificarla para diversos usos.

Tratamientos Biológicos

El tratamiento biológico de las aguas tiene una amplia aplicación en aguas de desagües o descartes, generados por la población humana o por algún proceso industrial orgánico. En el caso de los desagües de los desechos humanos, el tratamiento biológico se aplica para reducción de la demanda bioquímica de oxígeno, que ocurre por la proliferación, en un reactor aireado, de un flora bacteriana que degrada la materia orgánica. Como este proceso ocurre mediante la inyección de aire, se conoce como proceso aeróbico.

En el evento que la carga orgánica de un efluente sea superior a la habitual que poseen los desechos humanos, se contempla una etapa anaeróbica, que produce, además de una degradación de la materia orgánica, una generación de gases. Estos tratamiento biológicos pueden generar tanto subproductos para generación eléctrica, por combustión de sus gases o líquidos remanentes, como combustibles. Así, los lodos de los digestores se disponen en botaderos y se emplean en el beneficio de suelos.

Aguasin ha desarrollado plantas estandarizadas para el tratamiento de aguas servidas domésticas, así como la capacidad de diseñar y construir plantas de residuos industriales líquidos con el empleo de la flora bacteriana como catalizador de los procesos de depuración.