Las plantas de aguas servidas para el tratamiento de aguas negras están estandarizadas según su tamaño, su material de fabricación y su modalidad. Es por ellos que se tienen plantas en acero, hormigón o fibra reforzada. La modalidad es aireación extendida o aireación convencional. Ambas alternativas presentan ventajas, no obstante en relación a la calidad final del agua, la aireación extendida presenta ventajas superiores.

Las plantas de riles corresponden a diseños que persiguen un propósito definido de acuerdo a la necesidad del tratamiento de efluentes o descargas provenientes de un proceso específico. Generalmente, las plantas de riles son ordenamientos lógicos de procesos de separación, por lo que se define un tratamiento primario (separación), segundario (biológico) y terciario (metales pesados u otros), que persiguen re-utilizar el agua de descarga o bien cumplir con la normativa vigente

En Aguasin contamos con profesionales dedicados a entregar las mejores soluciones. Contáctenos y atenderemos su requerimiento.

Desnitrificadores y Digestores

El agua servida, producto de la actividad orgánica, puede contener un desbalance de nutrientes (nitrógeno/fósforo) que obligue a incorporar al diseño de las plantas de tratamiento, una etapa de desnitrificación adicional a la etapa de aireación tradicional. A su vez, la gran generación de lodos en las plantas de aguas servidas deben ser digeridos hasta su total inactividad biológica (mineralización). Para este proceso, la planta de tratamiento considera una etapa de digestión (aireado) desde la cual se retira el lodo para su concentración o disposición final en beneficio de suelos.

Lodos Activados Aireación Extendida y Convencional

Las aguas servidas domésticas generadas por el uso humano poseen una carga orgánica que debe ser removida antes de su disposición a algún cuerpo de agua. Para reducir la carga orgánica se emplean bacterias aeróbicas que se nutren de esta carga orgánica. La cinética de reducción de la carga orgánica depende de la flora bacteriana (lodo activado) que está en contacto con el agua. La edad del lodo, la cantidad de aire y el tiempo de contacto determinan el diseño de equipos en aireación extendida o en aireación convencional.